náusas-embarazo

Antes de empezar a explicar como va nuestra historia en Ucrania, explicaré por que nos decidimos por la opción de la maternidad subrogada. La primera pregunta que te hace mucha gente, es porque no has adoptado con la de niños necesitados que hay en el mundo, y en eso de necesitados tienen razón, pero no es ni mucho menos fácil.

La verdad es que a mí lo que me hace mucha ilusión es volver a ser madre, digo volver porque ya tengo un hijo propio al que adoro. Precisamente cuando fui a tener a mi hijo, fue cuando empezó todo esto, ya que unos médicos cometieron una negligencia medica conmigo y tuvieron que quitarme la matriz entre otras cosas y por lo tanto me dejaron estéril, historia que dejo para otra entrada.

Volviendo a la pregunta de la adopción, necesitaría un blog entero para explicar lo vergonzoso que resulta adoptar un niño en nuestro país. Hay una lista de espera de familias deseosas de adoptar que pueden pasar más de diez años simplemente para que te llamen. En nuestro caso estuvimos 4 años en lista de adopción, sin recibir ni una sola llamada, al cuarto año nos llamaron para una reunión y en ella se nos informó que había para diez años más como mínimo. Teniendo en cuenta que hay una edad límite para que te lo den, son unos pocos los agraciados padres que lo consiguen, mi enhorabuena a todos ellos por su coraje, paciencia y valentía.

Luego está el tema de la adopción internacional, otro libro aparte. Volvemos a largas listas de espera, a mucha burocracia y un sinfín de dinero que no se sabe ni donde o a quien va a parar.  La mayor parte de los países han reformado su legislación para limitar el perfil de los adoptantes y otros directamente han cerrado las adopciones de extranjeros. La administración española también ha suspendido o limitado la tramitación con algunos países hasta tener garantías de que el proceso se completa correctamente.

Así que todos los idealistas que piensen que todos los niños que nos enseñan por la televisión, que se están muriendo de hambre, o que no tienen familia… se pueden adoptar, están muy equivocados, prueben lo!!! Y se darán cuenta de que ni todos, ni unos pocos, ni prácticamente ninguno.

En nuestro caso particular, incluso nos ofrecimos a tener un niño de acogida en casa, es un recurso que evita la institucionalización de niños cuyos padres, por circunstancias personales o sociales, no pueden hacerse cargo de ellos, de forma temporal o permanente. Así, les permite integrarse en un ambiente que les proporcione la seguridad, el afecto y la estabilidad que necesitan para su desarrollo. Pues ni por estas tampoco, después de hacer una serie de entrevistas, de visitar mi casa y de hacer un curso, nos declararon no aptos, porque deseamos demasiado ser padres y le íbamos a coger demasiado afecto.

Una vez descartada la adopción nacional e internacional y nos consideraron no aptos para tener un niño de acogida, fue cuando nos empecemos a interesar por la maternidad subrogada. Hoy nos hace muy felices haber empezado este camino, como lo hubiéramos sido con los otros, pero no fuimos nosotros que no lo intentemos, sino que las instituciones nos lo denegaron, esa es la respuesta a porque la maternidad subrogada.

A partir de aquí empieza nuestra historia de vida.

Ferranraja@hotmail.com

 

 

 

 

Anuncios