En este capítulo os vamos a explicar el principio del último viaje a Ucrania, el que debe servir para que volvamos a España con nuestras niñas en brazos.

Salimos de Barcelona para llegar al aeropuerto de Kiev-Borispol, unas semanas antes de la fecha prevista para el nacimiento, para que no nos pille por sorpresa y poder estar junto a ellas el mismo día que nazcan, en el aeropuerto nos están esperando los miembros de la agencia y el frío ucraniano. Aunque estamos a bajo cero y hay nieve por todas partes, el frío con un buen abrigo se aguanta bien. Nosotros somos de un pueblo de montaña y hay algún invierno que hace mucho frío, la verdad esperaba una sensación peor, el termómetro marca muchos grados bajo cero pero es un frío soportable y a pesar de haber mucha nieve no hay colapso, todas las carreteras y calles están limpias, no ha de cundir el pánico.

Nos llevan al piso que la agencia nos tiene preparado y al llegar la sorpresa no puede ser más agradable, un piso enorme, con todos los lujos y detalles, todo nuevo. Con tres habitaciones, un gran salón, un comedor, una cocina grandiosa, y dos lavabos. Contamos con una interna que nos cocina y ayuda en todo lo posible.

Teníamos un poco de miedo, ya que habíamos oído algunas opiniones de otros españoles que habían estado en Kiev para un proceso como el nuestro  y no les proporcionaban nada o muy poco, supongo que debe ser como todo también pasa en España, según que agencia se escoja y que paquete se elija deben entrar más servicios o menos.

b9cd7fc8-6f18-4d2b-a025-09ef60b47cd9

Nosotros tenemos de todo en el piso, televisión de plasma con canales españoles, wifi, todos los electrodomésticos que se necesitan, cunas, bañera y carritos para los bebés y el piso está cerca del metro, además la agencia nos ha proporcionado un teléfono móvil con número ucraniano para poder contactar con ellos a cualquier hora o en cualquier momento.

La primera visita que hemos hecho ha sido al hospital a visitar a la gestante a ver como estaba, llevaba unos días allí y hemos ido a darle ánimos y transmitirle nuestro apoyo, se le vio muy contenta al vernos y nosotros con ella. Al preguntarle como le esta yendo nos ha dicho que le duele un poco la barriga pero que estaba bien en general.

Al día siguiente ya recibimos la llamada de la agencia que nos preparemos rápido que el médico se lleva a la gestante para hacerle la cesárea ya. Huy que nervios, por suerte el haber sido precavidos nos ha permitido estar el día del nacimiento de nuestras niñas. Cuando llegamos al hospital aún no han nacido, nos pasamos esperando durante unas cuatro horas en una sala de espera,  hasta que al fin vemos aparecer una doctora muy amable que nos dice que Amanda y Gala ya han nacido, nos enseña la foto de las niñas recién nacidas y nos pide que nos pongamos una batas, mascarillas y protecciones en los zapatos para poder acompañarla y así poder conocer a nuestras princesas, allá vamos!!!

Llegamos donde se encuentran ellas, en una cuna de calor radiante para recién nacidos en la maternidad de Kiev, solo han pasado unos minutos de vida, han sido algo prematuras han nacido en la semana 35 pero no han necesitado de incubadora, están preciosas. La doctora dice que nos quitemos la ropa de cintura para arriba para ponernos los bebes encima del pecho para tener un contacto piel con piel que mejora los comportamientos de afecto y vínculo con los padres. El encuentro ha sido de dos intensas y hermosas horas, debemos dejarlas hasta el día siguiente, ya que van a estar en observación durante la noche.

Al día siguiente de su nacimiento las ingresan en una habitación junto a mí, ya no nos vamos a separar ni un segundo. La habitación de la maternidad está muy bien, es una habitación individual con baño y sofá. Veo que la agencia ha contratado una buena maternidad para mí, y la agencia se preocupa de que no me falte de nada en mi estancia allí, me traen los pañales, leche, biberones y todo lo necesario, también pregunto por la gestante y me dicen que está muy bien y contenta de como ha salido todo.

Han pasado cinco días en la maternidad y las niñas están perfectas, las han vacunado, les han dado vitamina K, les han hecho análisis de sangre…. Como todo está bien, tienen buen color y peso, hoy nos dan el alta y nos vamos a nuestro piso de Kiev.

Ahora de momento en el piso con nuestras princesas, os seguiremos informando, un beso a todos.

Anuncios